Remedios caseros

Novedades

Productos más vistos

Cálculos renales - Remedios naturales Ver más grande

Cálculos renales - Remedios naturales

Nuevo producto

Las piedras en el riñón son uno de los problemas más frecuentes de las vías urinarias. Te proponemos alternativas y consejos para prevenirlas y tratarlas de forma natural. 

Más detalles

Más

Cálculos renales - Remedios naturales.

Las piedras en el riñón son uno de los problemas más frecuentes de las vías urinarias. Pueden resultar muy dolorosas y causar infecciones molestas. Te proponemos alternativas y consejos para prevenirlas y tratarlas de forma natural. Por Debora Taddei - Revista Dietética y Salud.

La orina contiene muchas sustancias disueltas en ella como urea, sodio, cloro, amonio, creatina, ácido úrico y bicabonato.Cuando estas sustancias que normalmente se tienen que eliminar por medio de la orina cristalizan por cambios en el pH (acidez) o porque está en concentraciones excesivamente altas, se forma una piedra o cálculo renal que puede ser de diferentes tamaños y formas. Los hay desde microscópicos o pequeños, como un granito de sal, hasta de varios centímetros de diámetro. Algunos son de superficie lisa y otros irregulares o de forma redondeada o ramificada. Estas piedras, a veces, se quedan inmóviles dentro del riñón, mientras que en otras ocasiones se desprenden y viajan por el tracto urinario (uréteres, vejiga, uretra) y pueden causar mucho dolor, inflamación, escozor, sangre al orinar o fiebre si se añade una infección secundaria, entre otros muchos síntomas. Aunque en algunos casos se eliminan espontaneamente, en otros casos es necesaria una intervención quirúrgica o pulverizarlos mediante ultrasonido o láser. Sin embargo, en todos los casos la dieta y el estilo de vida tienen un papel importante en su preveción, alivio de los síntomas e incluso, si son pequeños, en ayudar a su eliminación.

Diferentes tipos de cálculos: Los cálculos renales o piedras pueden estar formados por diferentes sustancias, en función de cual sea el desequilibrio metábolico que los cause:

- De calcio:  Son los más frecuentes, y aqunque el calcio es un mineral indispensable para muchas funciones en el organismo (formación de hueso, contracción de los músculos, etc.), si existe una concentración aromalmente alta en la sangre, a causa de factores genéticos, hormonales, metábolicos o por una ingesta excesiva, su exceso se deberá eliminar a través del riñón, ya que pueden alcanzar concentraciones muy altas en la orina y formar una piedra en las vias urinarias. Destacan por ser los cálculos más comunes y pueden ser de color marrón osculo o claro y su superficie lisa o espinosa.

- De estruvita:  Los cálculos de estruvita están formados por la combinación de cristales de magnesio, fosfato, carbonato y amonio. Sólo se producen cuando la orina está infectda por gérmenes que rompen la urea (sustancia disuelta en la orina en cantidad muy importante) y provocan que el pH de la orina se más alcalino de lo normal, lo que determina la precipitación (solidificación) de las sales minerales y la formación del cálculo en las vías urinarias. Una vez formados, suelen causar repetidas infecciones de orina. Y en csao de ocasionar obstrucción de las vías urinarias, la infección puede ser importante (pielonefritis) y, a la larga, llevar a insuficiencia renal.

- De ácido úrico:  Pueden formarse cuando hay demasiado ácido úrico en la orina. Esta situación, llamada hiperuricemia, puede estar relacionada con la gota, con la obesidad y con enfermedades con gran destrucción de tejidos (quemados, traumatismos graves) y ayuno severo y mantenido.

- De cistina:  Los cálculos formados por el aminoácido cistina, componente importante de los músculos y de los nervios, son poco comunes. Se deben a una enfermedad hereditaria, cistinosis, en la cual, debido a una aleración metabólica, se excreta demasiada cistina a través de la orina.

¿Tengo una piedra?: Los cálculo renales suelen provocar una serie de síntomas que pueden alertarnos de su presencia. Sin embargo, sólo deberían tomarse como una señal de alerta que nos llevará a acudir a un especialista (urólogo) y no como un diagnóstico en firme, ya que, dependiendo del tamaño del cálculo y de su ubicación, estos síntomas pueden variar mucho en función de cada persona. Por ora parte, es posible que algunos cálculos ni siquiera provoquen sintomatología, pues aunque existan, si presencia no altera la función normal del aparato urinario.

Uno de estos síntomas puede ser dolor agudo que no desaparece en el tercio inferior de la espalda o en el costado, a la altura de la cintura. En la mujer, este dolor puede irradiarse hacia la zona abdominal baha, y, en el hombre, incluso a los genitales. La persona también sufre náuseas y vómitos. Este cuadro agudo se llama "cólico nefrítico". Otros síntomas pueden ser:

  • Sangre en la orina
  • Orinar frecuentemente y en pequeñas cantidades, cuando hay infección agregada.
  • Sensación de ardor al orinar
  • Fiebre con escalofrios.

Métodos de diagnóstico: Ante la sospecha de un cálculo renal, el especialista puede aconsejar algunas de estas pruebas:

  • Pielografía intravenosa (IVP):  se inyecta un contraste en vena y se hacen una serie de radiografías de abdomen para visualizar los riñones, los uréteres y la vejiga. Por este medio se pueden detectar tumores, cálculos en los riñones o cualquier obstrucción, y evaluar el flujo sanguíneo renal.
  • Análisis de orina:  es lo primero que se solicita, el examen microscópico informa de la presencia y cantidad de cálulas, como pueden ser: glóbulos rojos, glóbulos blancos y gérmenes. El examen químico de la orina revela el grado de acidez de la misma (pH) y la concentración en que está las distintas sales.
  • Análisis de sangre:  se utiliza para deteectar las sustancias que podrían facilitar la formación de cálculos. En casos de infección, el hemograma y la velocidad de sedimentación nos orientan sobre la importancia del problema.
  • Ecografía renal:  se trata de un examen que se realiza en la zona renal mediante un transductor que produce ondas sonoras que rebotan en el riñón y transmiten la imagen del organo a una pantalla de video. Se usa para determinar el tamaño y la forma del riñón y las vías urinarias, y para detectar masas, cálculos, quistes u otras obstrucciones del aparato.

Más vale prevenir.....:  Una vez que se conocen las causas que pueden provocar los cálculos renales, hay algunas medidas nutricionales preventivas que puedes tomar para mejorar la salud de tus reiñones, evitar la formación o crecimiento de piedras en el sistema urinario e, incluso, para que  desaparezcan. Estas son las más importantes:

  • Opta por lo vegetariano:  se ha demostrado que la dieta vegetariana reduce el riesgo de formación de cálculos renales ya que se disminuye el consumo de proteínas de origen animal que aumentan los niveles de ácido úrico y de calcio en la orina.
  • Menos oxalatos y purinas en su dieta:  si tienes cálculos de oxalato, evita comer alimentos ricos en él, como remolacha, nabo lácteos, espinacas, guisantes, tomates, endibias, acelgas y té. Y si formas cálculos de ácido úrico, debes evitar los alimentos rivos en urinas que el organismo transforma en ácido úrico, como higado de cerdo, riñones, sesos, mollejas, liebre, conejos, gallina, embutidos, boquerones, sardinas, bacalao, caballa, anchoas, lenguado, mejillones, merluza, almejas, langostinos, judias, coliflor y esparragos, ya que todos ellos facilitan la formación de cálculos.
  • Toma más alimentos ricos en vitamina C y magnesio: cebada, salvados, maiz, centeno, avena, arroz integral, patatas y plátanos.
  • Abusa del agua y las infusiones:  una buena hidratación con agua e infusiones hará que la orina no esté tan concentrada y esté lo más diluida posible, lo que facilita la eliminación de sales minerales.
  • Toma abundantes zumos y batidos:  sobre todo de frutas y verduras diuréticas y ácidas como uvas, naranjas, limnes, manzanas, pomelos, melocotones, nísperos, zanahoria, apio y pepino.
  • Cena ligero:  ya que las comidas copiosas por la noche promueven la formación de piedras. Además, modera el consumo de azúcares, las sales, la cafeína y el acohol, ya que todos ellos aumentan la cantidad de calcio en la orina.

PLANTAS versus PIEDRAS:

Dependiendo del caso, la fitoterapia te puede ayudar a prevenir o eliminar algunos tipos de cálculos renales. Estas son las plantas más indicadas para ello:

  • Arenaria y rompepiedra:  Se utilizan como diuréticas y también se sabe que actúan sobre las inflamaciones y los espasmos de las vías urinarias. Ambas ayudan a prevenir la formación de cálculos renales y sedimentos urinarios. En general, son 2 plantas que favorecen el buen funcionamiento de las vías urinarias.
  • Perejil y ortiga: Estas 2 plants diuréticas ayudan a eliminar las sales minerales a través del tracto urinario antes de que se formen las piedras.Si ya has tenido cálculos, dificultarás que se vuelvan a formar. Hazte una infusión 1 vez a la semana
  • Arándano rojo y gayuba:  el arándano rojo es un conocidísimo producto dietético que ayuda a mantener el tracto urinario sano. De hecho la Agencia Francesa de Seguridad Sanitaria de alimentos (AFFSA) considera que la ingestión regular de arándano rojo reduce significativamente la presencia de bacterias Escherichia coli, causantes del 90% de las infecciones del tracto urinario, al ayudar a eliminarlas por la orina. La Gayuba es otra conocida planta diurética que contiene principios activos útiles con un efecto antiseptico sobre la mucosa de las vias urinarias.
  • Romero:  Utilizado en forma de aceite esencial para hacerte un masaje sobre los riñones y el abdomen. Te calmará el dolor.

ACUPUNTURA Y REFLEXOTERAPIA DE URGENCIA: Le aconsejamos acudir a un profesional adecuado. Caso de no poder acudir, le indicamos lo siguiente:

Actuar sobre los siguientes puntos reflejos puede ayudarte a aliviar el dolor mientras esperas la visita del médico:

  • Masajea el punto de acupuntura R6 del meridiano del riñón: se encuentra justo debajo del hueso interno del tobillo.
  • Presional la zona refleja de los riñones en los pies: el punto que está justo debajo de la almohadilla de los dedlos, en la linea media del pie.
  • Estimula la zona refleja de los riñones en la oreja: busca un punto doloroso con la uña del dedo pulgar en la parte superior de la oreja,, donde se encuentra la zona refleja de los riñones.